Persona cambia las bombillas para ahorrar en la factura de la luz

9 trucos para ahorrar en la factura de la luz

Ahorrar en la factura de la luz no es difícil: tan solo cambiando algunos hábitos de consumo podrás recortar la factura cada mes.

Sigue leyendo para saber más sobre cómo reducir el consumo en casa sin perder un ápice de confort. También te puede interesar aprender algunos trucos para ahorrar en la factura de la luz haciendo un buen uso de la nevera y el congelador.

1. Asegúrate de que la potencia contratada es la que necesitas

La potencia contratada supone un coste fijo en la factura, por lo que si tienes más potencia de la que necesitas pagarás más, independientemente de lo que consumas. Al mismo tiempo, infórmate de si tu compañía ofrece tarifas de discriminación horaria. Puedes aprovechar las horas “valle”, en las que la electricidad es más barata, para utilizar los electrodomésticos que más gasten.

2. Usa bombillas de bajo consumo

Las bombillas de bajo consumo gastan entre un 50 y un 80% menos de energía que las bombillas tradicionales y duran hasta 10 veces más. Equipar toda la casa con este tipo de bombillas supone una inversión, pero notarás la diferencia en la factura de la luz cada mes.

3. Apaga la luz cuando no la estés utilizando

Utiliza regletas para ahorrar en la factura de la luz
Utiliza regletas con interruptores para evitar que los aparatos se queden en standby.

Nada de dejar las luces del pasillo o del baño encedidas por si acaso. Esto parece obvio, pero no siempre se hace. Cada vez que entras en una habitación asegúrate de que no se ve antes de pulsar el interruptor, y acuérdate de volver a pulsarlo una vez que ya no necesites luz.

4. Declárale la guerra al standby

Si desconectas los aparatos electrónicos cuando hayas terminado de utilizarlos, ahorrarás algo de energía. Apaga la pantalla del ordenador cuando no lo estés utilizando, el equipo de música, la tele, desenchufa el cable del móvil cuando no esté cargando... Aunque no lo creas, esos pequeños gestos supondrán un ahorro.

Una forma de evitar tener que ir desconectando todos los aparatos uno a uno es utilizar regletas con interruptores. Por ejemplo, puedes enchufar todos los cables de la televisión y el sistema de sonido a una regleta y simplemente apagarla cuando termines de ver tu serie favorita. No te olvides de hacer lo mismo si vas a estar fuera de casa unos cuantos días. No sólo ahorrarás considerablemente en la factura de la luz, sino que además minimizarás el riesgo de incendio, y de que tus aparatos se estropeen debido a una sobretensión.

5. Aprovecha la luz natural

Sube las persianas, recorre las cortinas, abre las puertas interiores… Durante el día, la luz natural puede ser suficiente para mantener una iluminación confortable en casa, ¡aprovéchala! Además, el calor del sol en invierno puede ayudar a caldear las habitaciones, con lo que también ahorrarás en calefacción.

6. Baja la temperatura un grado y abrígate

¿Hace frío y estás en casa en camiseta y con la calefacción al máximo? Es un derroche innecesario si quieres tener un consumo responsable de electricidad. Para economizar energía, abrígate y rebaja el termostato a 21 grados. Será suficiente para mantener la casa cálida y confortable. Además, las calderas eléctricas consumen mucho si están encendidas todo el día. Si programas la caldera para que se encienda media hora antes de que llegues a casa o antes de levantarte por la mañana, y para que se apague un rato antes de salir o de irte a dormir, notarás el cambio.

Por otro lado, es importante revisar los radiadores y purgarlos si hace falta, para que den el calor que corresponde a la energía que se está consumiendo. Si tienes alguna habitación en casa que no utilizas, puedes cerrarlo directamente para ahorrar en la factura.

7. Aire acondicionado, lo justo

Si hace calor fuera y usas el aire acondicionado, los principios que se aplican tienen que ver con minimizar el efecto del calor y la luz del sol. Ventila la casa por la mañana a primera hora cuando todavía hace fresco y el sol no es tan fuerte. Después, cierra todas las ventanas, así como las cortinas y las persianas en las habitaciones en las que dé el sol directamente. En vez de tener el aparato encendido todo el día o toda la noche, prográmalo para que se encienda un rato antes de llegar a casa, o justo antes de acostarte. Las habitaciones estarán frescas cuando lo necesites, pero ahorrarás notablemente en la factura.

8. Ten cuidado con la aspiradora

¿De verdad que tienes que pasar la aspiradora todos los días? Hazlo dos veces a la semana; tu casa se mantendrá limpia y ahorrarás mucha electricidad. Cuando llegue la factura de la luz lo notarás.

9. Utiliza el microondas y la olla exprés

De todos los aparatos con los que puedes cocinar, el microondas y la olla a presión son los más eficientes. Los robots de cocina y el horno están muy de moda, pero son enemigos del ahorro. En cambio, el microondas te permite utilizar menos tiempo y menos energía. Puedes utilizarlo para calentar líquidos (con cuidado), o para recalentar las sobras del día anterior en vez de encender el fuego o la vitrocerámica. Por otro lado, en la olla exprés los alimentos se cocinan a una presión y una temperatura muy elevadas, lo que nos permite reducir el tiempo de cocción hasta en un 70%. Así, la comida se hace más rápido, lo que conlleva un ahorro considerable de energía sin perder sabor.

 
9 trucos para ahorrar en la factura de la luz - Luz.es